Como paso previo a los tratamientos de depuración, el agua residual se recoge en el pozo de bombeo de entrada. Normalmente a la entrada de este pozo se coloca una cesta de recogida de sólidos (para caudales pequeños) o bien una reja de gruesos (siempre que previamente no exista un desbaste o tamizado y el vertido tenga una carga de sólidos de tamaño mayor al paso de la bomba), con el objeto de que las bombas no se obturen.

Las instalaciones de bombeo de aguas residuales pueden clasificarse en dos grandes grupos:

  • Con las bombas sumergidas en el propio pozo o arqueta de bombeo (las más utilizadas).
  • Con las bombas instaladas en “cámara seca”.

Estos pozos de bombeo se fabrican en PRFV o en PP. Pueden ser cilíndricos o prismáticos y se entregan totalmente equipados desde fábrica o bien, sólo el depósito.

Imprimir Banner Dinotec