Las aguas grises son las procedentes de lavabos, bañeras y duchas, así como las empleadas en la higiene de la vivienda y sus utensilios. En hoteles, residencias, complejos de apartamentos, instalaciones deportivas, etc., el porcentaje de esta agua puede suponer hasta el 50%. Se distingue de las aguas negras porque no contienen bacterias escherichia coli.

En la Comunidad Autónoma de Andalucía hay un marco normativo exigente y preciso sobre el reuso de aguas grises y pluviales mediante el Decreto 47/2004 de la Consejería de Ocio y Turismo, en el cual en el artículo 49 se definen las especificaciones de reutilización y depuración de aguas grises en instalaciones hoteleras.

Los beneficios de la reutilización de las aguas grises incluyen:

  • Un menor uso de las aguas frescas.
  • Una menor generación de aguas residuales.
  • Una purificación altamente efectiva.
  • Una solución para aquellos lugares en donde no puede utilizarse otro tipo de tratamiento.
  • Un menor uso de energía y químicas por bombeo y tratamiento.
  • La posibilidad de sembrar plantas donde no hay otro tipo de agua.
  • La recuperación de nutrientes que se pierden.
  • Incremento del conocimiento y sensibilidad hacia los ciclos naturales

Uno de los usos principales del agua gris regenerada es en cisternas, que es un elemen­to con un consumo elevado y que requiere agua de menor calidad. No se puede utilizar directamente porque genera malos olores y manchas si se deja por más de un día.

Son una fuente de gran valor como abonos para la agricultura. El mismo fósforo, potasio y nitrógeno que convierte las aguas grises en una fuente de contaminación para lagos, ríos y aguas del terreno puede utilizarse de manera beneficiosa como excelentes nutrientes para el regado de plantas. Otro posible uso es la limpieza de zonas exteriores.

 

Imprimir Banner Dinotec